Por Héctor O. Losino

En vísperas de una nueva edición del Gran Premio de Mónaco en Montecarlo que se disputará el próximo fin de semana, es importante recordar la victoria lograda por Carlos Alberto Reutemann con el Williams FW07 el 18 de mayo de 1980 bajo la lluvia, lo que realzó aún más el triunfo del piloto santafesino.

Aquella competencia en el trazado callejero de Montecarlo tuvo momentos de emoción que en definitiva volcaron la balanza a favor del argentino, ya que los candidatos a llevarse el triunfo eran su compañero de equipo Alan Jones como Didier Pironi con el Ligier. Pero ambos tuvieron que abandonar.

La largada fue caótica. Reutemann salía desde la segunda posición, y al llegar a la primera curva en “Santa Devota” se produjo el despiste del irlandés Derek Daly cuyo Tyrrel volaba por los aires, y también quedaban fuera de carrera Jean Pierre Jarier (Tyrrell), Alain Prost (McLaren) y Bruno Giacomelli (Alfa Romeo).

Después del incidente Reutemann estaba ubicado estratégicamente en la tercera posición por detrás de Pironi y Jones, quienes estaban enfrascados en una intensa lucha por la victoria.

El abandono de Jones con 24 vueltas cumplidas por la rotura del diferencial del Williams dejó a Reutemann segundo por detrás de Didier Pironi, quien en la vuelta 55 se pegó contra las defensas del circuito a la salida del Casino cuando su Ligier patinó como consecuencia de la lluvia.

A partir de ese momento el santafesino, ya líder de la carrera, comenzó a manejar con absoluta cautela los últimos 20 giros ya que la pista estaba mojada y su Williams FW07 tenía neumáticos para piso seco, y además soportaba algunos problemas en la caja de velocidades, hasta llegar a la bandera a cuadros como vencedor y recibir el trofeo y los saludos del Príncipe Rainiero y su esposa la Princesa Grace Kelly.

FIAT: ¡Mirá el comercial ahora!

Visita la web oficial de Jeep Argentina
Visita la web oficial de Chevrolet Argentina