Por Héctor O. Losino

Fue un 22 de noviembre de 1992. Se corría la Vuelta de Lobos, un circuito semipermanente de poco más de 7 kilómetros de extensión. Roberto venía ganando la carrera, luchando palmo a palmo con Oscar Aventín (quien fue el campeón ese año) y Juan Manuel Landa, los otros rivales directos en la definición el campeonato.

Cuando tranistaba la ruta 205 se reventó el neumático delantero izuierdo y el Chevrolet del «Toro de Carlos Casares», como lo apodaban, se salió de la cinta asfáltica y fue a dar violentamente contra un talud de tierra.

El impacto fue tan grande que ocasionó la muerte de Mouras y su acompañante González. La carrera fue detenida con bandera roja y Mouras fue declarado vencedor post mortem..

La muerte lo sorprendió ganando una carrera, como era sus costumbre de piloto aguerrido pero también cerebral. Y si bien fue dos veces campeón del Turimo Carretera, lo fue con la marca Dodge y no con la de sus amores que era Chevrolet. Justamente el año que estaba por lograr el ansiado título con su marca prefrida, sufrió ese accidente que turncó la vida de Mouras y González.

Este tremendo accidente nos impactó a todos los presentes, y un profundo silencio invadió el circuito.

Fue una muy triste jornada para todos quienes concurrimos a Lobos a presenciar una carrera de TC, sin imaginarnos que la Vuelta de Lobos iba a terminar de la peor manera, en tragedia.

Nuestro recuerdo para Roberto Mouras y Amadeo González, que fueron uno de los tantos corredores y acompañantes que pagaron con su vida su pasión por el automovilismo deportivo.

Tienda Volkswagen

Visita la web oficial de Mercedes-Benz Camiones & Buses
Visita la web oficial de Kia Argentina
Visita la web oficial de Nissan Argentina
Visita la web oficial de Chevrolet Argentina
Visita la web oficial de Fiat Argentina
Visita la web oficial de Jeep Argentina
Visita la web oficial de RAM Argentina