Por Marcelo Vivo

El circuito semipermanente australiano está en proceso de renovación casi total con la modificación de varias curvas que permitirán mayor velocidad y oportunidades para el sobrepaso.

El Gran Premio de Australia aprovechó la postergación de la fecha original del 21 de marzo al próximo 21 de noviembre para encarar un plan de obras importante, el más grande desde su llegada al calendario en 1996.

De las 16 curvas del trazado que bordea el lago Albert en Melbourne, siete están siendo modificadas y dos fueron eliminadas, lo que redundará en una elevación del promedio de velocidad y una reducción en el tiempo de vuelta de 5 segundos.

El cambio más evidente es la supresión de la chicana de las curvas 9 y 10, en su lugar se dispuso un sector sinuoso veloz que pueda permitir además una nueva zona DRS; además se ampliaron las curvas 1, 3, 6, 13 y 15, estas dos últimas con un diseño que permita distintas líneas de carrera.

Estas tareas obligarán a un repavimentado total luego de 25 años y los organizadores aprovecharán para dotar al trazado de mayores tribunas corporativas y tribunas, sin descuidad los aspectos ecológicos y ganando unos 4.000 m² de parque.

FIAT: ¡Mirá el comercial ahora!

Visita la web oficial de Jeep Argentina
Visita la web oficial de Chevrolet Argentina