Por Marcelo Vivo

Quien fuera el titular del ente automovilístico mundial durante 16 años falleció a los 81 en Chelsea (Inglaterra).

Max Rufus Mosley fue presidente de la Federación Internacional del Automóvil entre 1993 y 2009. Sus vínculos con el automovilismo comenzaron primero como piloto de F2 -debutó en Hockenheinm en 1968, en la misma carrera en la que se mató Jim Clark- y luego, dada su profesión de abogado, como asesor legal y hasta como socio-fundador de uno de los equipos que hicieron historia en al mundo motor como March junto a Alan Rees, Graham Coaker y Robin Herd quienes, uniendo las letras iniciales de sus nombres, formaron M.A.R.C.H. a fines de los años 60 para llegar a la F1 en 1970 dotando con sus chasis a equipos como Tyrrell entre muchos otros.

Junto a su amigo Bernie Ecclestone, de quien fue formal o informalmente su abogado, formó una de las duplas más poderosas en el negocio millonario y dentro la política del automovilismo mundial, primero como integrante de la FOCA (Asociación de Constructores de Fórmula 1) y luego presidiendo la FIA hasta su retiro y siendo sucedido por Jean Todt.

En 1982 logró la firma del Pacto de la Concordia, el siempre difícil acuerdo que organiza el reparto de las ganancias de los equipos de competición para regresar en 1986 a la FISA -el brazo deportivo de la FIA- y respaldado por el polémico Jean-Marie Balestre llegó al cargo máximo del ente rector como su sucesor.

Las luchas políticas intestinas le granjearon enemistades, la más fuerte la encabezada por Luca Cordero Di Montezemolo, ex presidente de Ferrari, tratando de organizar un campeonato paralelo de Fórmula 1, idea que siempre chocó contra la férrea postura de la dupla Mosley-Ecclestone.

Su tarea al frente de la FIA lo colocó en instancias decisivas, tras la muerte en Imola de Senna se empeño en trabajar intensamente en la seguridad de los autos de carrera y durante su gestión se adoptó obligatoriamente el uso del HANS para evitar las graves lesiones en las cervicales de los pilotos en caso de impacto, entre otras muchas disposiciones.

En 2007, el escándalo por espionaje técnico de McLaren a Ferrari torció el destino de Mosley y Ron Dennis, aliado por años, pasó a ser su enemigo acusándolo de querer destruir al equipo de Woking al aplicarle una multa de 100 millones de dólares.

Desde aquel momento, su fortaleza política se vio resquebrajada y cuando en 2008 «Nelsinho» Piquet -hijo del tricampeón mundial de F1- confesó que, por indicación de Flavio Briatore (DD) y Pat Symonds, ambos exonerados de la F1, chocó deliberadamente su Renault contra las defensas en el callejero de Singapur para favorecer la estrategia del equipo y permitir el triunfo de Fernando Alonso, episodio conocido como «crash-gate».

Días después, el periódico sensacionalista «News of the World» publicó imágenes de Mosley participando de una orgía sadomasoquista con estética nazi, provocando un escándalo en Gran Bretaña y en mundo del automovilismo; pese a que Mosley le ganó el juicio a la editorial y fue indemnizado, ahí comenzó su caída.

Las versiones sobre su pasado familiar, su padre fue fundador de la Unión Británica Fascista, mellaron su prestigio y finalmente decidió no volver a presentarse para un nuevo mandato al frente de la FIA y acordó que Todt sería su sucesor.

Ya retirado de la vida activa, se dedicó a batallar judicialmente contra los diarios sensacionalistas dentro y fuera de Gran Bretaña buscando preservar su vida privada y hasta llevó su caso a la Corte Suprema de los Derecho Humanos, pero jamás se arrepintió de sus actividades sadomasoquitas.

La vida del fallecido ex presidente de la FIA será vista en un documental que llevará por título «Mosley: es complicado» y se estrenará en el venidero mes de julio.

Se inició periodísticamente en 1986 integrando el equipo Autorradiosport (LR4 Radio Splendid) y dos años más tarde ingresó a LS4 Radio Continental integrando la tira deportiva "Competencia" durante más de una década. Paralelamente fue comentarista de las transmisiones de la F3 Sudamericana y de la serie CART (IndyCar) desde 1998 a 2001 y luego relator de MotoGP entre 2002 y 2010 en ESPN, además fue panelista de programas como Crono Taller, Máxima Velocidad y Última Vuelta en Canal 26 y Fox Sports. De larga trayectoria, también incursionó en el medio gráfico en diversas publicaciones especializadas de automovilismo y desde 2015 es el relator de las competencias de Turismo Carretera, TC Mouras y TC Pick-Up en la pantalla de DeporTV y de la TV Pública.

FIAT: ¡Mirá el comercial ahora!

Visita la web oficial de Jeep Argentina
Visita la web oficial de Chevrolet Argentina