Chevrolet, apoya iniciativas de ahorro energético en universidades norteamericanas a través de su iniciativa de reducción de carbono voluntaria. Para ello, la marca ha contribuido con el desarrollo de una fórmula a partir de la cual, los campus universitarios pueden ganar dinero en la medida en que implementen mejoras que reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero.

Chevrolet - Reduccion de Carbono - Ball State University

Esta es la primera vez que los campus universitarios utilizan metodologías de performance de carbono para hacer dinero a través de la reducción en las emisiones de gases de efecto invernadero como resultado del ahorro de energía. Dado que las emisiones de carbono siguen contribuyendo al calentamiento de la tierra, dicho financiamiento permite a las universidades reducir su impacto y al mismo tiempo, ahorrar dinero, comprometiendo a la vez a todos los estudiantes en estos esfuerzos.

“Históricamente, los campus compraban créditos de carbono de otras organizaciones para ayudar a lograr la neutralidad de carbono”, dijo Eban Goodstein, director del Centro de Política Ambiental del Bard College en Nueva York. “Ahora estamos obteniendo ingresos por las reducciones de carbono logradas en nuestros propios establecimientos y los beneficios a largo plazo de la energía no contaminante, serán para nuestras comunidades”.

Cada vez más, los campus universitarios aumentan sus esfuerzos en el ahorro de energía como, instalar en sus edificios equipos más eficientes en el uso de energía renovable para contribuir con sus operaciones energéticas. Con esta iniciativa, Chevrolet comprará y amortizará los créditos de carbono resultantes de las reducciones de gases de efecto invernadero ya sean, de sus edificios que cuentan con la certificación de Liderazgo en Diseño Energético y Ambiental (LEED, por sus siglas en inglés), como de otras iniciativas de ahorro energético en toda la extensión del campus.

Chevrolet está comprometido con asegurar un futuro energético menos contaminante a través de vehículos eficientes, fabricación responsable y el apoyo a proyectos para reducir emisiones de carbono en la comunidad.

“Los autos eléctricos como el Chevrolet Volt y el Spark EV que toman la electricidad de una infraestructura energética menos contaminante constituyen un win-win (ganamos todos) para nuestros clientes y el medio ambiente”, dijo David Tulauskas, director de sustentabilidad de GM. “La iniciativa sobre reducción de carbono de Chevrolet consiste en apoyar todas aquellas maneras ingeniosas en que la gente pueda reducir sus emisiones de carbono, como lo hacen los líderes que impulsan el movimiento de sustentabilidad en la educación superior”.

Durante los últimos dos años, Chevrolet ha sido el mayor comprador corporativo norteamericano de créditos de carbono voluntario por volumen, de acuerdo con la organización sin fines de lucro Forest Trends Ecosystem Marketplace. La marca apoya muchos proyectos, desde colaborar con un relleno sanitario y calentar un hospital con gas metano, hasta ayudar a los camioneros a evitar dejar inactivos sus motores en las paradas de descanso. La iniciativa es parte de un objetivo voluntario de la marca que se fijó en 2010 para impedir que hasta  8 millones  de toneladas métricas de emisiones de carbono ingresen en la atmósfera terrestre. Lo cual equivale al beneficio que se obtiene de la reducción de carbono anual de un bosque maduro de las dimensiones del parque Yellowstone en EE.UU.

Con esta próxima fase, Chevrolet apunta a incentivar más actividades de reducción de carbono en pos de beneficiar a los campus universitarios, sus comunidades y propiciar la creación de empleo.

Para desarrollar las nuevas metodologías, Chevrolet trabajó con un equipo asesor encabezado por la Climate Neutral Business Network con apoyo de Fundación Ambiental Bonneville, el Consejo de la Construcción Ecológica de EE.UU.y la Asociación para el Avance de la Sustentabilidad en la Educación Superior. Las metodologías han sido aprobadas a través de la Norma de Carbono Verificado [Verified Carbon Standard].

Ball State University de Muncie, Indiana, y Valencia College de Orlando, Florida están entre las primeras Universidades en aplicar estas nuevas metodologías con proyectos piloto, confirmando que el financiamiento como el de Chevrolet es estratégico para sus otros esfuerzos de reducción de los gases de efecto invernadero.

Los fondos de Chevrolet serán empleados para más readaptaciones de eficiencia energética en Valencia.  El proyecto piloto de Ball State, implica vender algunas de las reducciones de carbono de la instalación del mayor sistema geotérmico en una Universidad estadounidense.

Robert Koester, profesor de arquitectura y presidente del Consejo sobre Medio Ambiente de la Ball State University, afirmó que “sin financiamiento de terceros, la mayoría de las universidades no podrían realizar las inversiones necesarias para disminuir su impacto en la liberación de carbono a la atmósfera”.

Motores a Pleno® nace en 1991 y desde entonces nos encargamos de informar todo lo referente al automovilismo y motociclismo deportivo y las novedades de la Industria Automotriz. Ha pasado por diferentes formatos como la radio o la TV por cable, y desde el año 2000 lanzamos la primera versión del sitio en internet que funciona ininterrumpidamente hasta la actualidad. Motores a Pleno® está registrado en el Instituto Nacional de la Propiedad Industrial bajo el número 2.761.752. Por lo tanto, toda persona o medio que lo utilice está usurpando una marca que no le pertenece y podría ser pasible de las acciones que correspondan.

Ford Argentina
Visita la web oficial de Volkswagen Argentina

Visita la web oficial de Fiat Argentina
Visita el Sitio Oficial de Nissan.  
Visita el Sitio Oficial de Toyota.  
Visita el Sitio Oficial de Total Argentina.